jueves, 15 de abril de 2010

El capitalismo en crisis X

Vamos a dar un paso más en este camino, en el cual los investigadores más serios nos han ido mostrando aspectos del juego interno del capitalismo especulativo que pasan desapercibidos para el tan mencionado ciudadano de a pie. Si bien adentrarse en esta problemática no es sencillo y puede resultar un tanto tediosa, yo pido al lector un poco de paciencia porque nos falta ver algunas cosas más. El afamado Doctor en Ciencias Económicas, Dimitri Vasilievich Valobog, titular de la cátedra de Teoría Económica, en la Academia del Trabajo y de Relaciones Sociales, estudió las últimas décadas del capitalismo especulativo y llega a la siguiente conclusión respecto a la relación entre el valor de los bienes que se comercializan respecto del precio con que se los evalúa. Debo aclarar, y entender esto es fundamental en este tema, que precio es la expresión en dinero del valor, ambos vocablos no son exactamente equivalentes. De allí que el valor de los bienes que las empresas y los Estados que exhiben no concuerdan con su expresión en moneda, esto se llama inflación, por ello dice el profesor «inventaron el término: “riqueza ilusa”»:
La actual riqueza de USA, alcanza a 800 trillones de dólares, ¡supuestos 800 trillones! Porque la real riqueza de USA, el “capital real” alcanza sólo a 40-45 trillones, es decir el 6%; todo lo demás es “riqueza ilusa”. Ante lo cual hay que tener en cuenta que la deuda estatal de USA superó los 11 trillones de dólares y la deuda de las corporaciones y bancos de EE.UU. a todo el mundo supera los 40 trillones. Una clara y brillante caracterización de EE.UU. la dio el conocido periodista Paul Toynbee en el periódico The Guardián: «descubrimos que Ciudad Esmeralda no es sino un espejismo, gobernada por un mago- un hombre chiquito, que no sabe controlar sus propios trucos». La América de hoy, recuerda a un terrible dinosaurio mecánico que tropieza con todo alrededor, aumentado a medidas gigantes el juguete artesanal, peligroso, pero, vacío por dentro, sólo es un Superman que se multiplica en su poder, pero, inútil para cualquier cosa buena. La vacía superpotencia se presentó ante nosotros sin peluca, como el rey desnudo.
Debemos detenernos a pensar sobre las tan mentadas burbujas para entrar al tema por una puerta actual. Pero antes quiero dar un ejemplo sencillo respecto al concepto inflación que está estrechamente relacionado. Vamos a aclarar la relación entre precio y valor: si un kilogramo de pan cuesta (vale) $10.- y aumenta el precio, por diversas razones, a $12.- el valor del pan no ha variado, lo que cambia es la cantidad de dinero que piden por él, lo que cuesta ahora. El problema que se presenta es qué es el valor o qué da valor a una mercancía, que después veremos. Ahora se presenta esta pregunta: ¿Qué es una burbuja? Es una esfera que se va inflando de aire hasta que sus paredes no lo pueden contener más y estalla. Con esta metáfora, burbuja financiera, los financistas intentan explicar lo que sucede en los famosos mercados cuando «el movimiento comienza a dar vueltas en un círculo vicioso». Se define por una fuerte alza de la bolsa, mientras que ésta se mantenga en ese mercado, el recurrir al dinero que se pone a su disposición por nuevas fuentes, dispuestas a aprovecharse de esa rentabilidad hace que lo que se ofrece siga aumentando. «La burbuja estalla cuando las fuentes de dinero no son suficientes para sostener una compra sostenida y provoca una suba de las ofertas». Esa información puede iniciar una corrida a la que se le puede aplicar el viejo refrán: «nada hay más cobarde que el dinero». Cuando la liquidez de moneda es muy abundante y su costo, el interés que se paga por el dinero, es bajo aumenta la demanda lo que se revierte en un aumento de los precios.