miércoles, 24 de junio de 2009

¿De qué modelo se habla? X

Para seguir repasando la conducta de las instituciones de la Argentina, tema que llena de palabras las bocas de tantos “republicanos” defensores del “liberalismo económico”, veamos qué dicen y qué hacen las cámaras empresariales. Hemos estado leyendo, escuchando y viendo las declaraciones hechas, en cuanto medio de comunicación les pidiera opinión, de directivos, analistas económicos, analistas políticos y demás opinólogos que en estas últimas décadas proliferan, sobre el tema de las compras de empresas consideradas estratégicas de parte del gobierno venezolano. Dije “compras de empresas” y pude decir expropiaciones (Diccionario Espasa-Calpe: desposeer de una cosa a su propietario, dándole en cambio una indemnización. Se efectúa legalmente por motivos de utilidad pública), pero la utilización perversa que se ha hecho de esta palabra ha dado a entender que se le habían quitado las empresas, casi un robo.
Los directivos de la empresa Techint agradecieron a la Sra. Presidenta su intervención a favor del logro de un mejor precio por la operación. Si fueron a expresar su agradecimiento y su satisfacción fue porque hicieron un buen negocio. La supuesta empresa argentina del Grupo Techint dice en su página: «Compañías con operaciones en diversos países del mundo, líderes globales o regionales en sus sectores, con profundas raíces en las comunidades en las que operan». Equivale a decir que es una empresa internacional, de la cual hay una de sus sedes en la Argentina, pero su central está en Luxemburgo, lugar en el que depositaron el dinero obtenido por la venta, no en nuestro país. Todo ello muestra que no es una empresa argentina y que por lo tanto ha recibido un favor de parte del gobierno que después han retribuido con declaraciones de las cámaras empresarias a las que pertenecen reclamando las “arbitrariedades del gobierno venezolano” y, en el colmo de su desvergüenza, han solicitado que no se le permita el ingreso a Venezuela en el Mercosur.
El presidente del Instituto nacional de tecnología Industrial, Enrique Martínez, salió a explicar cuales podrían ser las consecuencias de tomar una medida como la solicitada: «de prosperar la iniciativa, y producirse el previsible enfriamiento de las relaciones con Argentina, se provocarían algunos daños a la industria local que vale la pena exponer, aparte de la actual corriente de intercambio. Se está completando en el INTI un relevamiento de la industria argentina de equipos para generación y distribución de energía eléctrica, solicitado por Venezuela, para atender un plan de 10 mil millones de dólares de inversión en los próximos cinco años. Se está construyendo un ámbito de desarrollo conjunto para producir la microelectrónica que abastezca componentes para celulares, PC, televisores, que ya se están ensamblando en Venezuela. Se prevé estudiar y avanzar en ámbitos binacionales en lo relativo a industrias para utilizar el gas natural; producir fertilizantes fosfatados; integrar la cadena de valor del aluminio aguas abajo; aprovechar los cueros vacunos, el sebo y las menudencias; utilizar la energía solar y la eólica».
Y agrega como reflexión de estas palabras: «Al INTI, como ente de apoyo a la industria argentina, le sería importante saber si la UIA ha hecho un análisis de costo/beneficio de sus acciones para bloquear el acceso de Venezuela al Mercosur. Si no lo han hecho y lo hicieran, descubrirían que la industria argentina perderá mucho más de lo que ganará, aun así quedarían varios espacios de posible reclamo al gobierno nacional». Lo que sucede es que los directivos de la que dice ser “cámara de las industrias” es en realidad el lugar en el que se abroquelan las grandes empresas con intereses internacionales, sin preocuparse mucho por el daño que generan con sus conductas al resto de la industria nacional. Las empresas PYMES también mostraron su disgusto por ese tipo de declaraciones que olvidan el interés nacional.
Esto es necesario tenerlo en cuenta cuando leemos en los medios comprometidos con esas empresas internacionales, o socios de ellas, que se está afectando el interés nacional con las políticas públicas, de qué están hablando y qué es lo que están defendiendo. Además poder saber si están defendiendo el desarrollo de la industria local o, simplemente, sus intereses particulares, y aquí aparece nuevamente detrás de cuál modelo están