domingo, 23 de noviembre de 2014

La juventud - ¿esperanza o peligro? X



 En un artículo titulado La trilogía formativa del papa Francisco (27-07-2014), el abogado y profesor  nacional de Educación Física, Marcelo Antonio Angriman, comenta algunas declaraciones recientes:
Francisco no habla desde el púlpito sino desde su propia experiencia de vida, con 13 años Jorge Bergoglio comenzaba a hacer la limpieza de una fábrica de medias para luego cumplir tareas administrativas en la misma y años más tarde, ya en el Colegio Industrial, trabajar en un laboratorio en el que cumplía horario de 7 a 13. Hoy agradece a su padre haberlo instado a ganarse sus primeros pesos, porque ello fue una escuela de formación de vida. De allí extrajo como consigna para una buena formación la necesidad de ofrecer: educación, deporte y puestos de trabajo.
La idea de esta trilogía formativa es una constante que ha estado siempre presente en el pensamiento de Jorge Bergoglio. Por ello, puede afirmar que:
Un joven que tiene educación, que comparte con sus compañeros algún deporte o que empieza a despuntar la idea del trabajo siempre estará pensando en positivo, ya que dirige su proa hacia el futuro. Es que es necesario  partir de estos tres ámbitos, si se quiere llegar a buen puerto: debe existir dedicación, constancia y disciplina. También aceptación de reglas de convivencia. De allí el incuestionable carácter formativo de estos temas que lleva a los jóvenes a que "no se conformen con un empate mediocre".
El papa efectuó un llamamiento para que los dirigentes impulsen:
La función educativa del deporte, pues todos somos conscientes de la gran necesidad de formar a los atletas animados por la rectitud, el rigor moral y un agudo sentido de responsabilidad. El deporte tiene que promover en los jóvenes el compartir y la hermandad… como un válido instrumento para el crecimiento integral de la persona humana. La práctica del deporte estimula una sana superación de sí mismos y de los propios egoísmos, entrena el espíritu de sacrificio y, si se enfoca correctamente, favorece la lealtad en las relaciones interpersonales, la amistad y el respeto de las reglas.

Con motivo del Mundial de Fútbol el expresidente de Cuba, Fidel Castro Ruz, le envió una carta a Diego Maradona (24-7-2014) en la que afirmaba:
No creo posible una educación adecuada para los jóvenes de cualquier país sin el deporte… Yo soy un político, pero como niño, adolescente y joven, fui deportista y a esta noble práctica dediqué la mayor parte de mi tiempo libre.
En diversas ocasiones, se expresó en esta misma línea:
¿Por qué interesa esta actividad?  La Revolución tiene que ocuparse de la educación física y del deporte como una cuestión fundamental para el país. Es posible que para muchas personas, el deporte y la educación física hayan sido, o hayan creído verla, como una actividad sin importancia, como una actividad no fundamental… pero así como nos ha interesado enseñar a leer y a escribir a cada cubano que le ha interesado encontrar trabajo decoroso; le interesa la educación física y el deporte. Estamos interesados en formar una juventud vigorosa, disciplinada, y de carácter, sin dejar de ser, además, una juventud feliz y alegre… porque el deporte ayudará a crear jóvenes fuertes, saludables, vigorosos, entusiastas y conscientes.
Creo firmemente en estos criterios básicos para la formación de los jóvenes, y considero importante que esos temas se incorporen a las conversaciones cotidianas para apuntar a una formación integral, sin descuidar la educación ética, intelectual, política y espiritual. En ello se juega el futuro de nuestra patria y un futuro más amigable para todos.